miércoles, 3 de abril de 2013

22


Quiero mirarte cuando no seamos nosotros. Quiero mirarte mirando, haciendo. Creando. Verte en ti, tú y el papel, tú y los cubiertos. Tú y la cosa más sencilla que te devuelve a tu estado natural, al gesto innato, a lo aprendido antes que yo y que todo esto. Verte sin “nosotros” mirarte ahí, en el balcón del final, en la ausencia. Las pasiones más fuertes se agarran a las cuerdas más frágiles, y es ahí donde quiero mirarte. Desde el miedo punzante,  Sin mí sin mí sin mí. A TI y a tu verdadero nombre. Si pudiera decirlo... si pudiera saberlo: