domingo, 25 de agosto de 2013

24


Se infectan las ideas, una detrás de otra. Se envenena con el mismo sabor.
parece que no era la persona ni el contexto,
parece que no era el momento, justo o no.
parece que son satélites
parece que esto al final es el eje,

ese puño dentro pidiéndote algo que no tienes, hablándote en un idioma que aun no entiendes. Y vuelve siempre de la misma manera.  
Como si nadie fuera a ver estos colores que ves tan claramente, como la verdad, lo único que no te engaña. Te confundirá cada minuto, será todo lo que odias o lo único que tienes.
(Sus ojos me descubren todo lo que no sé. Son nervios, son nudos. son pesadillas sobre lo que soy para mí. Son pesadillas de lo que voy a ser.)

Y si solo antes de dormirte entiendes todo lo que no debe existir,